domingo, 28 de septiembre de 2014

Rodrigo, de Benfica a Valencia

Rodrigo (19), apoyando la salida del balón de Benfica
Pese a las experiencias en las categorías inferiores del Real Madrid y su temporada en la Premier con el Bolton, la  explosión de Rodrigo Moreno (Rodrigo Machado en Portugal) llegó a partir de la temporada 2011-12, una vez que llegó a Lisboa para enrolarse en las filas de SL Benfica.

Aunque tuvo unos inicios titubeantes en Portugal, debiéndose ganar la confianza de Jorge Jesús, su primer gol oficial no se hizo esperar. 

Llegó ante Portimonense en la Taça de Portugal, en el que era su debut oficial una vez que había acumulado 34 minutos en tres partidos como suplente.  


Pese a sus 20 años y la competencia de hombres como Cardozo y Javier Saviola, Rodrigo cerró la temporada jugando 38 partidos oficiales (19 como titular), marcando 16 goles, 9 de ellos en liga (en poco más de 1000 minutos) y conquistando la Copa de la Liga de Portugal. 

Sobre todo, Rodrigo demostró polivalencia en ataque, al jugar como punta, media punta e incluso extremo, según las necesidades de un equipo muy ofensivo que combinaba distintos sistemas, pero que sobre todo recurría al 4-2-3-1 o al 4-4-2.

La siguiente temporada 2012-13, supuso un paso adelante en cuanto al estatus que el hispano brasileño tenía, ya que, con la salida de Saviola del equipo, al que ya había superado la temporada anterior, hizo un número similar de partidos 39, pero siendo titular en 27 de ellos. Pese a su buen nivel, hay una objeción, 10 de sus 11 goles los marcó en Portugal, haciendo solamente un tanto en Europa, en 10 partidos.

Sin duda, su mejor temporada en la Primeira Liga fue la 2013-14, ya que a pesar de la competencia salvaje que tenía en hombres como Lazar Markovic, Lima y Óscar Cardozo, llegó a tener un lugar importante en la delantera de un equipo muy ofensivo que firmó un ejercicio histórico e inédito. Benfica conquistó 3 títulos (liga, copa y copa de la liga) y su segunda final de la Europa League consecutiva. 18 goles en 43 partidos oficiales (4 en 9 partidos en Europa) disputados hablan por si solos, en la confirmación de Rodrigo como segunda punta.

Una vez que Benfica vendió sus derechos a Gestifute por 30 millones de Euros, la salida de Rodrigo era segura, quizás el precio pudiera ser excesivo, pero el ya jugador del Valencia tiene virtudes que aseguran cuestiones como las que repasamos a continuación:

1. Se trata de un jugador imaginativo, pero a la vez que posee un sentido táctico importante. Sabe ajustarse a diferentes posiciones (como hemos comentado), pero que no mezcla las funciones propias de cada una de ellas. Arriesga si juega como delantero, pero sabe apoyar a la salida del balón cuando es extremo.

2. Se trata de un buen jugador de equipo. En las dos temporadas que coincidió con Lima, el brasileño hizo 51 goles en 100 partidos oficiales, mejorando su rendimiento de una manera brutal. Pese a su talento, no se trata de un tipo de delantero individualista.

3. Es capaz de vivir con la competencia de hombres importantes. En Benfica aterrizó después de que Cardozo y Saviola firmaran una temporadas fantásticas y, a pesar de ello, tuvo la personalidad de competir y hacerse con su lugar.

4. Mejora cada año. Lleva progresando 5 temporadas y aún es muy joven, su mejor momento está por llegar y la liga española, por sus características y exigencia de la competición parece un contexto ideal para él, que además llega a un equipo en el que cuenta con la confianza que necesita y con aspiraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada