sábado, 1 de diciembre de 2012

Braga 2-1 Porto. Taça de Portugal.

Los problemas del Sporting de Braga no parecen del todo evidentes, son dificultades intuidas, percibidas. Parecen referirse a la falta de intensidad, no a la de brillantez, pero a la vez resulta un equipo poco táctico, algo redundante.

Pero la sensación es turbia. En esta dirección se ha expresado el equipo de José Peseiro al no saber defender una falta lateral de James que acabó con el gol de Mangala.

La imagen deja en evidencia a Andre Nuno Coelho, aunque el movimiento del defensor de los "dragones" es inteligente. También ha quedado claro cuando insistió en darle respuesta al gol jugando por las bandas, Ismaily y Alan se hacían importantes, pero no es lo más difícil defender balones cruzados.

Sin embargo, los "minhotos" han salvado la eliminatoria y han superado al mejor equipo de Portugal, que, aunque hoy, presentaba algunos cambios, en cualquier caso era un equipo de garantías.

Las novedades, además de Fabiano en la puerta, eran principalmente Castro, correcto pero fue expulsado en el minuto 72, Kléber, inofensivo, Miguel Lopes, que no fue mejorado por Danilo, y Atsu, que no es el del verano. Al margen del gol, la primera mitad estuvo marcada por la lucha en el centro del campo, que se pobló demasiado por la acción de ambos equipos. El juego fue lento y transcurrió con cierto dominio de los visitantes.

Tras el descanso, FC Porto pareció confiado, pero fue perdiendo terreno poco a poco. El árbitro tuvo cierto protagonismo en algunas jugadas que podemos anotar en su debe, a la vez que Braga tomo las riendas del juego a su manera, es decir, sin demasiado ruido, si avasallar.

Pereira comenzó a mover el banquillo, y sustituyó a Miguel Lopes (con tarjeta) y a Fernando y corrió el riesgo de mantener a Castro, que también había sido amonestado, en un momento en el Benquerença estaba siendo muy riguroso.

Tras la expulsión de Castro, en seguida, empataron los bracanenses, con un gol en propia meta de Danilo. Habían mejorado con la entrada de Ruben Micael, pero empatar justo al quedarse con un jugador más les dio un plus anímico. A falta de 10 minutos, Braga le había dado la vuelta al marcador. El desempate lo firmo Éder, con habilidad, muy "encimado" por Abdoulaye, en una jugada en la que Otamendi puedo hacer algo más.

FC Porto no podía hacer mucho más sabiendo que su delantero no estaba muy acertado. Aún así , Quim fue el protagonista del último tramo del partido. En definitiva, Braga fue un sorpresivo vencedor en una noche que estuvo decidida casi 75 minutos y que le infringe a los "dragones" la primera derrota del curso.

Foto: www.zerozero.pt

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada