domingo, 3 de agosto de 2014

Vitória de Setúbal da la cara ante el Sunderland


Vitoria FC 0: Ricardo Baptista, Pedro Queirós, Venancio, Marcos Vinicius , Ney Santos, Paulo Tavares, Dany Soares, Miguel Pedro, João Schimdt, Zequinha y Giovani da Rosa. 

También jugaron Lucas Raeder, Kiko, Yann, Miguel Lourenço, Junior Ponce, Ericson, pelkas, Diogo Rosado, François

Sunderland 0: Pantillmon, Van Arnholt, Roberge, O´shea, Mavrias, Jordi Gómez, Bridcutt, Wickman, Giaccherini, Johnson y Fletcher.


Tal y como sucedió en el encuentro ante Nacional, la afición inglesa se dejó notar en el Estadio Municipal de Albufeira, llenando el recinto y también al llevar el ambiente de la premier League al Algarve. 

Con un claro 4-2-3-1 comenzaba mejor que su rival, Vitória FC, con hombres como Zequinha, Giovani da Rosa o Pedro Queirós (con tres arrancadas de mérito), creando opciones de peligro. De igual manera, fue interesante ver a João Schimidt en la media punta que, aunque Bridcutt lo sometió a un estrés máximo, pudo dejar detalles.

Poco a poco, los sadinos fueron perdiendo presencia, al tiempo de que Jordi Gómez (dándole mucha calidad a la distribución), Giaccherini y Johnson comenzaron a acaparar el juego, aunque sin que hubiera realmente ocasiones de peligro, salvo un tiro ajustado y lejano de Mavrias y un cabezazo de Jordi Gómez. 

Jonson dio inicio a la segunda mitad con un disparo fuera del área que rozó el larguero de los portugueses. Los de Gustavo Poyet, siguieron apostando por tocar y tocar, incluso los defensas buscaban a Pantillmon antes de despejar el balón.

Ya con Ney en el medio centro, junto a Ericson, los vitorianos tuvieron mayor presencia, llegándose a ver un duelo de interés entre Junior Ponce (extremo diestro) y Mavrias (lateral izquierdo), el balance fue un empate, pero comenzó con una fantástica galopada del peruano a modo de carta de presentación. También se vieron las caras O´Shea y Forbes, duelo del que el ex de Covilha (sin experiencia en primera división) habrá aprendido a defenderse.

El griego Pelkas estuvo cerca del gol rondando el minuto 75, pero aunque colocado su disparo fue algo flojo. El partido se recrudeció, por parte de los ingleses, que vieron 5 tarjetas amarillas en los minutos finales del partido.

El árbitro, buscando evitar problemas no concedió descuento alguno, con lo que el partido se cerró con empate a cero, pero con una imagen muy positiva del equipo de Domingos Paciençia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada