miércoles, 28 de enero de 2015

Nuno Campos: "En Jamor viví mi momento más alto"

Imagen cedida por Nuno Campos
Aunque actualmente es muy reconocido por su faceta de técnico en FC Porto y en el mejor Paços de Ferreira de toda la historia, Nuno Campos tuvo una carrera como jugador especialmente brillante, llegando a vivir alguno de los momentos más impactantes de la década de los 90 en Portugal, como fue llevar a Campomaiorense a jugar la final de la Taça de Portugal (1999). 

Defensa, acumuló experiencia en clubes como Farense (viviendo un momento muy importante a lo largo de tres temporadas: 1999-00/2000-01 y 2002-03), Vitória FC (2001-02) y União de Madeira (2003-04), antes de retirarse y comenzar a ocupar el papel de técnico adjunto.

Por lo tanto, Nuno Campos, como jugador y como técnico, es un excelente ejemplo del desarrollo del fútbol portugués a lo largo de los últimos 30 años, a continuación les dejo con la entrevista:

En su carrera como jugador durante más de 10 años. destaca su presencia en una final de la Taça de Portugal con un equipo como era Campomaiorense, ¿fue su mejor momento como futbolista?

Tuve buenos momentos y estuve muy cerca de jugar en España e Inglaterra, pero puedo decir que sí, que entonces, viví mi punto más alto.

Pudo jugar en Salamanca, como sus compañeros en Farense Tulipa y Marinescu...

Cierto, aunque también estuve cerca de hacerlo en el Southampton.

Llegó a Jamor jugando en un sorprendente Campomaiorense, ¿cómo recuerda su paso por Campo Maior?

Campomaiorense fue mi gran oportunidad para jugar en la Primeira Liga, porque a pesar de tener contrato con Os Belenenses, año tras año, era cedido a otros equipos de divisiones inferiores.

Estoy muy orgulloso de haber representado a un equipo que estaba formado por gente humilde y trabajadora. Cada día me sentí como parte de la familia. Me encantó y todavía hoy conservo grandes amigos en la ciudad.

En España conocimos Campomaiorense porque fue el equipo en Portugal de Emilio Viqueira pero, ¿por qué cree que el éxito fue efímero?

La familia Nabeiro continuó apoyando al equipo desde un punto de vista social, no con el objetivo de volver a la primera división. Se trata de una familia que merece todo el reconocimiento, por la gran ayuda que presta a la población de Campomaior, porque ella, la gente tiene trabajo y una vida mejor.

"Farense es uno de los equipos que tengo en el corazón".

Otro de sus puntos altos fue su presencia en Farense, con un equipo muy fuerte en el que destacaban jugadores como Tulipa, Hassan Nader o Marinescu), ¿cómo recuerda esa época?

Es cierto que teníamos un buen equipo, no sólo teniendo en cuenta a los jugadores que ha citado. Fue un gran placer para mí jugar en SC Farense donde el público es muy cariñoso. En casa conseguimos hacer un fortín hasta el punto que todo los equipos reconocían la dificultad de visitarnos. 

Me alegra mucho ver al equipo en las competiciones profesionales, ya que se trata de uno de los equipos que tengo en el corazón. .

Cómo técnico ha  formado parte del mejor Paços de Ferreira de la historia, logrando la clasificación para jugar el play-off de la Champions League, ¿cual era el secreto del éxito del equipo?

Logramos hacer historia y creo que es casi imposible volver a alcanzarlo. Lo conseguimos debido a la confluencia de diversos factores como fueron la voluntad de vencer de todos. Esto hizo que creyéramos en algo que ni en sueños era posible. Obviamente realizamos un trabajo de calidad de manera diaria, porque esto se trasladaba al campo. Esta cuestión, además, fue reconocida por todos. 

Por otra parte, la dirección también tuvo un papel muy importante, ya que además de cumplir con lo pactado, también estuvo siempre al lado de todos para fortalecernos y hacer del club una verdadera familia. No quiero olvidarme de los trabajadores del club que dieron lo mejor de sí mismo, ni de los aficionados, que nos dieron un apoyo enorme. 

Por último la parte más importante, los jugadores que fueron brillantes e hicieron la mejor temporada de sus vidas. Todos merecen destacarse y van a ser recordados por siempre, porque ni en nuestros sueños, pensábamos que llevaríamos a Paços a la Champions...

"En FC Porto aprendimos mucho".

Posteriormente llegó FC Porto...

Fue un año difícil, pero en el que aprendimos mucho. Más tarde, después de nuestra salida, se vio que el plantel no era lo suficientemente fuerte para luchar por los objetivos tan altos que nos fijamos. 

En cualquier caso, quiero destacar la manera en la que fuimos tratados por todos los que formaron parte de la estructura del club, y que formaban parte de nuestro día a día, porque ellos si reconocieron la calidad de nuestro trabajo. La verdad es que dejamos allí a muchos amigos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada