viernes, 8 de noviembre de 2013

Mario Felgueiras: "Tuve que salir para que se reconociera mi valor"


Que un jugador portugués triunfe en el extranjero no es algo extraño, en esta línea, en las últimas semanas hemos hablado con André Castro que destaca en la liga turca y Marco Paixão, que hace lo propio en Polonia, pero son solamente dos ejemplos, ya que la lista es realmente extensa.

Es este, sin duda, el caso de de Mario Felgueiras, uno de los mejores guardametas portugueses del momento, ya que está en un nivel similar a Beto, Rui Patricio, Anthony Lopes o José Sá.

Prueba de su nivel, es que recientemente Pedro Taborda, portero de Sporting de Covilha se refería a nuestro protagonista como el mejor jugador portugués en su puesto, en el extranjero.

Tras una cinco años en Portugal a servicio de equipos como Portimonense, SC Braga, Vitória de Setúbal y Río Ave, Mario Felgueiras, tomó la decisión de continuar su carrera en Rumanía, primero en Brasov y en las dos últimas temporadas en Cluj.

Muy consecuente en su carrera y con el propósito de seguir mejorando, pese a su éxito no reniega de un pasado que le ha permitido llegar al nivel que actualmente exhibe. A continuación, os dejo con la entrevista que amablemente ha concedido:

Tras ocho años desde su debut en Portimonense, ¿qué balance hace de su carrera hasta hoy?

Hago un balance positivo. He construido una carrera con altos y bajos pero siempre con mucha creencia y con voluntad de conquistar objetivos. Tengo claro que lo mejor está por llegar y recuerdo todo lo que he pasado como un aprendizaje, incluso aquellos momento en los que fui menos feliz o jugué menos.

Infelizmente fue necesario dejar mi país para jugar regularmente y para que mi valor fuera reconocido, así que estoy muy agradecido a Brasov y a CFR Cluj por las oportunidades que me dieron.

Tampoco puedo olvidarme de las personas de Sporting de Espinho y de Portimonense porque a pesar de ser clubes teóricamente da segunda linea del fútbol portugués, siempre me hicieron sentir como en casa y me ayudaron cuando más lo necesitaba y creyeron en mí en los momentos difíciles.

Por ahora, continuaré mi carrera en el extranjero, y espero conseguir, por fin, un título con Cluj.

Para mí hay un momento clave en su carrera, que prueba su fortaleza mental en una semana de viajes Vila do Conde - Braga - Vila do Conde (pasando por Glasgow). Me refiero al play-off de Champions ante Celtic, usted jugó los dos partidos defendiendo a SC Braga sabiendo que su destino era una cesión a Río Ave. ¿Cómo recuerda esa experiencia?

Fue una semana muy atípica. Recuerdo que jugué un partido de preparación contra SC Braga y al terminar supe que volvería al equipo pero con la condición de que empezaría el campeonato con Río Ave.

De todas maneras siempre tuve la esperanza de que si los dos partidos iban bien, podría permanecer en SC Braga y entonces, así me lo indicaron ciertas personas del propio club. Todo fue bien, SC Braga superó el play-off y no me costó regresar a Río Ave, ya que lo hice con la conciencia tranquila.

"Seguiré jugando en el extranjero".

Tiene una carrera importante en Rumanía pero, ¿se plantea la vuelta a Portugal?

En este momento, si la vida me lo permite, me gustaría volver en el final de mi carrera, ya que quiero continuar con mi trayecto en el extranjero por razones económicas, pero también porque es donde he encontrado el placer de jugar al fútbol y donde he sido reconocido.

Es obvio que la añoranza es inmensa y aunque Portugal siempre será mi casa, en este momento no está en mi cabeza volver.

Sus buenas actuaciones lo podrían llevar a la selección portuguesa, ¿lo ve cerca?

La selección no deja de ser un sueño. No trabajo pensando en ello, sino para ayudar a mi equipo y mejorar en aquello que más necesito para ser cada vez un guardarredes mejor. El resto corresponde a las personas que que tienen esa responsabilidad.

"Recuerdo con cariño mi etapa en Portimonense".

Ha hablado de su paso por Portimonense como uno de los momentos destacados en su carrera, ¿pero que recuerdo tiene de su etapa en el club?

Fue un año maravilloso, en un equipo en el que hice amigos hasta hoy, con una dirección preparada y leal y con unos aficionados fantásticos. Además se trata de una ciudad perfecta para vivir y apreciar las cosas buenas de la vida. Me fui con la pena de no jugar en el equipo en primera división, pero me gustaría volver un día.



Desde el staff médido, los técnicos, el director, Amilcar Delgado, el presidente, Fernando Rocha... Recuerdo a todos con mucho cariño y una sonrisa.

Por último, una pregunta fetiche para mí en las entrevistas, ¿ha cumplido sus sueños cómo futbolista?

Uno de mis sueños era jugar en Champions y gracias a Dios lo conseguí. Sueño con ser campeón con CFR Cluj, algo que aún no ha ocurrido pero que estoy seguro de que estoy a tiempo de ello. El resto, pasa por metas y ambiciones que intento diariamente superar y para, como dije anteriormente, volverme cada vez mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada