jueves, 23 de enero de 2014

Luis Filipe Andrade: "Estoy orgulloso de mi carrera"

Ser Benfiquista

Rui Malheiro, una de las plumas más importantes de Portugal, analista y columnista del Diario Record, tiene la deferencia de repasar para Fútbol Zon Sagres, la carrera de Luis Filipe Andrade, un jugador que ha dejado huella en el fútbol portugués, y que comienza a definir como sigue: 

"Fue siempre un jugador con un gran sentido colectivo, que puso los intereses del equipo por encima de cuestiones individuales. La polivalencia es uno de sus signos de distinción, ya que a pesar de que era un medio centro defensivo, fue solución para el lateral derecho, izquierdo y para el puesto de central. Era un jugador fuerte en la marca, buen recuperador y agresivo - a veces demasiado - pero siempre con una disponibilidad física y entrega tremendas". 


Además Rui Malheiro, apunta a su orígenes: "Descubierto por Domingos Sávio, saltó hasta los escalafones de inferiores de Sporting, pero no tuvo la oportunidad de debutar en el equipo principal, y terminó jugando para su gran rival, Benfica. Con las águilas estuvo 5 años ligado contractualmente, antes de su paso por Tenerife". 

Destaca su paso por Benfica y CD Tenerife.

"A lo largo de su carrera , fue orientado por Souness, Heynckes, Toni, Jesualdo Ferreira y Camacho. Habitual, desde joven, a la 1ª Divisão, jugó cerca de 200 partidos en división de honor". 

"También jugó en Estoril, donde tuvo célebres duelos con João Vieira Pinto, entonces en Benfica, Estrela da Amadora, Belenenses, Sporting de Braga  y en la Académica. A pesar de no haber llegado a la selección absoluta, sumó 47 entorchados entre sub-18 y  la selección olímpica, llegando a participar en los JJ.OO.  de 1996, logrando el cuarto lugar, en el Torneo de Toulon de 1994 (sub-campeón) y  1993 (semifinalista), en el Mundial Sub-20 de 1993 y en el Europeu Sub-18 de 1992 (sub-campeón)".


Polivalencia, solidaridad, sacrificio, son las claves de una carrera exitosa, que como ha desgranado Rui Malheiro, le llevó por algunos de los principales equipos portugueses, y a dos experiencias en el extranjero. En cualquier caso en sus palabras destacan amistad, orgullo, felicidad, es lo que queda tras cerrar los ojos y mirar atrás, sin duda una gran suerte. 

A continuación os dejo con la entrevista que amablemente ha concedido:

Se ha retirado recientemente tras unos 20 años como futbolista, ¿echa de menos los terrenos de juego?

Sí, mucho, pero no solamente de jugar al fútbol, sino sobre todo, el compartir con los compañeros. Continuo ligado al mundo del fútbol, ya que coordino una escuela de formación con 300 chicos. 

"El día que firmé con Benfica fue de lo mejor de mi carrera".

Ha jugado en equipos importantes de Portugal y ha tenido dos experiencias en el extranjero, ¿qué balance hace?

El balance es muy positivo, ha sido una carrera bonita. Participé en todo tipo de competiciones (Liga de Campeones, Recopa, Copa de la Uefa, campeonato del mundo, Eurocopa, JJ.OO). Un jugador que logra jugar todas estas competiciones no puede más que sentirse orgulloso de su carrera.

Lo mejor ha sido los amigos que he hecho en el fútbol, los países que conocí. Hubo momentos claros, el día en el que firmé mi contrato con Benfica, así como la primera vez que representé a la selección nacional. 

Águia de Ouro
La parte mala han sido las lesiones y poner fin a mi carrera. En cualquier caso, la vida continua y lo verdaderamente importante es la familia.

Se ha referido a su llegada a Benfica...

Es un gran club, al que todos los jugadores querrían representar. Todavía hoy tengo la felicidad de decir que jugué en uno de los mejores clubes del mundo.

Jugar con Mantorras, Nuno Gomes, Simão, João Pinto y tantos otros siempre es importante, ya que siempre podemos aprender. No puedo dejar de acordarme de dos jugadores que fueron muy importantes para mí y que son una gran referencia en el fútbol internacional, como fueron Michel Preud`homme y Karel Poborsky. Dos grandes profesionales y amigos.

En Benfica tuve a uno de los mejores entrenadores del mundo, José Antonio Camacho, y esto es otro motivo de orgullo. Aprendí mucho a su lado y demostró ser un gran señor. Tampoco puedo dejar de acordarme de mi gran amigo y por entonces adjunto, Pepe Carcelén.

"Camacho es uno de los mejores entrenadores del mundo".

Jugó en el Tenerife una temporada, ¿cómo recuerda la experiencia?

CD Tenerife fue mi primera experiencia fuera de Portugal. No fue fácil adaptarme, no solamente a la ciudad, sino también al estilo de juego, muy diferente al de Portugal. Lo que quedan son palabras de agradecimiento a todos los compañeros con los que tuve el placer de jugar y que fueron tan agradables conmigo. Aunque me deja triste la deuda que el equipo tiene conmigo.

Recuerdo especialmente, también, a dos jugadores  Djukic y Corona, así como al gran director deportivo, que es Lobo Carrasco. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada