domingo, 18 de mayo de 2014

Benfica - Río Ave, final de la Copa de Portugal

SL Benfica 1- 0 Río Ave FC.

Benfica: Oblak, Maxi Pereira, Luisão, Garay, André Almeida, Enzo Pérez, Rúben Amorim (André Gomes, 55´), Gaitán (Cardozo, 86´), Salvio, Rodrigo (Markovic, 65´) y Lima.

Río Ave: Ederson, Lionn, Rodríguez, Marcelo, Edimar, Filipe Augusto, Tarantini, Rúben Ribeiro (Diego, 76´), Ukra, Pedro Santos (Hassan, 79´), Braga (Vilas Boas, 88´).

Goles: 1-0. min. 20, Gaitán.

Con el precedente en la Taça da Liga, llegaba el turno de la Copa de Portugal. Con SL Benfica, como dominador del torneo, y Río Ave como aspirante, el enfrentamiento suponía una final inédita en las 74 ediciones previas.
Ambos equipos tenían algo en común, sufrieron para estar en Jamor, ya que mientras que los campeones de liga venían de dejar en la cuneta a FC Porto (1-0/1-3), Río Ave hizo lo propio con SC Braga (0-0/2-0).

Al mismo tiempo que Silvio, Fejsa y Sulejmani seguían siendo bajas por lesión, Jorge Jesús pudo recuperar a algunos ausentes en la final de Turín por sanción (como Salvio y Enzo Pérez), pero dejó a Markovic en el banco de suplentes (junto, por ejemplo a Funes Mori, toda una sorpresa, debido a su poca participación con el plantel principal de Benfica).


Nuno pudo disponer de todo su equipo, a excepción de Ronny,  y, si bien Hugo Ventura fue el guardameta en la final de la Copa de la Liga, Ederson fue el elegido para ocupar la portería en el último partido del año.

Benfica postó por controlar el balón y asegurarse la posesión, así llegaron 3 saques de esquina antes del minuto 10. Mientras, Río Ave esperaba asumiendo el riesgo que suponía, aguardando las opciones de hombres como Ukra y Tarantini (quién gozó de la primera oportunidad del partido).

En el minuto 20 llegó uno de los momentos más brillantes del partido, cuando Nicolás Gaitán marcó desde fuera del área adelantando a las águilas. Era una ventaja merecida.

A los 25´ Garay pudo dejar la final sentenciada, en lo que ya era por entonces un monólogo benfiquista, ya que los de Vila do Conde apenas inquietaban y sus ataques eran algo precipitados. Rodrigo también tuvo una buena opción poco después.

Aunque en el tramo final de la primera mitad, Río Ave dio un paso adelante (Edimar se acercó mucho más a Ukra mientras que Pedro Santos se hizo más presente), no peligró la ventaja benfiquista, aunque la última oportunidad la firmó Rúben Ribeiro desde fuera del área.

El partido de reanudó con un disparo lejano de Tarantini en una jugada que el mismo comenzó abriendo a la banda tras un robo, poco después, un buen centro de Lionn fue despejado por Luisão con muchos apuros. En menos de 5 minutos, Río Ave había creado mucho más peligro, que en toda la primera mitad. Lionn fue el jugador más activo, protagonizando 3 llegadas consecutivas en las que le ganó la partida a un André Almeida muy atareado, que también debía controlar a Pedro Santos. Precisamente Pedro Santos disparó al palo (61´) en la que fue la opción más clara para los suyos.

Los de Nuno explotaban su peligro por la banda derecha, en parte buscando a Gaitán, exquisito en ataque, pero que le faltó chispa a la hora de ayudar en defensa. Seguían llegando oportunidades, Braga a los 68´, con un disparo que Oblak rechazó a córner, y Marcelo un minuto después, cabeceando dicho saque de esquina. Y es que Benfica no había entrado en juego.

Hay que destacar el partido tanto de Enzo Pérez como el de Tarantini, fundamentales en el centro del campo, siendo el duelo entre ambos, igualado en lo global, uno de los hitos del partido.

La entrada de Markovic por Rodrigo, hizo que Gaitán centrara su posición, cuestión que favoreció a los Benfiquistas, que volvieron a tener opciones claras.

Con jugadas de mérito para Oblak, llegó el final del partido, Benfica volvía a ganar la Taça una década después, Rio Ave, como hemos visto fue un digno rival y, por qué no, también fue merecedor del título.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada