jueves, 26 de junio de 2014

Portugal 2-1 Ghana. Una victoria que solamente mejora la imagen.

Lusa/Robert Ghement (EPA)
Portugal: Beto (Eduardo); João Pereira (Varela), Pepe, Bruno Alves, Miguel Veloso; William Carvalho, João Moutinho, Rúben Amorim; Nani, Cristiano Ronaldo y Éder (Vieirinha).

Goles: Boye (en propia meta, 31’) y Cristiano Ronaldo (80’).

Ghana: Fatau Dauda; Afful, Boye, Mensah e Kwadwo Asamoah; Emmanuel Badu e Rabiu (Acquah Afriyie, 76’); Atsu, Majeed Waris (Jordan Ayew, 71’) e Andre Ayew (Mubarak Wakaso, 81’); Asamoah Gyan.


Goles: Asamoah Gyan (57’).

Tras una dura derrota ante Alemania y un empate con Estados Unidos en el último segundo, Portugal cerraba la primera fase del Mundial 2014 enfrentándose a Ghana. 

De nuevo hubo cambios en el 11, Paulo Bento volvió a confiar en Pepe para el centro de la defensa, tras perderse el duelo ante USA por sanción, y en Miguel Veloso para el lateral izquierdo. Rúben Amorim fue titular en el mediocentro en el lugar de Raul Meireles.

Portugal comenzó el partido muy convencido de que, cuando menos, debía terminar el mundial con una victoria y antes del minuto 5, CR7 había disparado al larguero en un centro por banda. Suyas fueron las jugadas más claras de peligro pero, de nuevo, se le vio lejos de sus mejor nivel.

Moutinho, muy presente en el juego desde el principio, aunque también se mostró algo impulsivo, debiendo ser incluso expulsado, estuvo muy acertado a la hora de hacer apoyos, una vez que la presencia de William Carvalho lo liberó claramente. 

Beto salvó a los suyos en el minuto 20, haciendo una parada de mérito a Asamoah Gyan. Poco después, tras una gran jugada de João Moutinho, marcó en propia puerta Boye dando esperanzas a los "conquistadores".

En Ghana, Christian Atsu buscaba incansablemente a Miguel Veloso, que mejoró mucho la imagen que ofreció ante Estados Unidos, una vez que fue un claro punto débil en el equipo. Desde el gol al descanso pudo llegar el 2-0, una vez que Cristiano Ronaldo y Rúben Amorim y rondaron, sin éxito el gol.

La segunda mitad trajo a una mejor Ghana, una vez que Asamoah Gyan, Afful y Andre Ayew ganaron espacio una vez que hombres como Moutinho, William Carvalho y Amorim iban menguando, a la vez que Éder, delantero centro portugués, confirmaba su mal torneo.

Tras el gran gol de Gyan, tras un espectacular centro Asomoah, Portugal llegó a una fase de depresión del que salió una vez que se reclamó un penalti sobre CR7. En cualquier caso, los de Paulo Bento enfilaron la recta final del juego sin demasiada fe, ya que la clasificación pasaba por marcar tres goles más, prueba de ello fue la inexistente celebración del gol que supuso el 2-1 a falta de 10 minutos.

Paradógicamente desde entonces, Fatau Dauda tuvo muchísimo, sobre todo en los pies de Cristiano, aunque no cedió en absoluto.  

Para recordar, quedan las lágrimas de Beto que abandonó el partido lesionado en una victoria final no sirvió de mucho, solamente para mejorar la imagen y los números de una selección que, pese a todo, ha fracasado pese a estar plagada de futbolistas virtuosos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada